lunes, 23 de febrero de 2009

En México hay una gran diversidad de suelos, se encuentra el 87% de los tipos de suelo que hay en nuestro planeta.











¿Cómo se clasifican los suelos?







Se clasifican por su origen geológico y forma, a través de un estudio que se llama perfil de suelo.


Para realizarlo es necesario:



1.- Elegir una zona que tenga clima, rocas y tipo de vegetación representativo.
2.- Buscar la mejor ubicación de la zona elegida (iluminación, inclinación del terreno y lejos de zonas muy alteradas por el hombre).
3.- Excavar hasta llegar a 125 cm de profundidad o hasta topar con roca o agua.
4.- Separar las diferentes capas u horizontes de perfil, que en general son cuatro.
5.- Analizar sus características físicas (profundidad, textura y color) y químicas (pH, manchas de oxidación, salinidad y contenido de carbono orgánico).
6.- Tomar muestras de cada capa para enviarlas a laboratorio, donde se determinan los elementos que los constituyen y en qué proporción.

TIPOS DE SUELO Y SUS USOS POR EL HOMBRE


El suelo protegeel medio ambiente, ya que actúa como filtro y transformador de contaminantes producidos sobre todo por el hombre.

Por su uso, puede clasificarse como:
agrícola
forestal
industrial
habitacional

Existen diferentes tipos de suelo y conocer sus características es importante para aprovecharlos de la mejor manera; por ejemplo, para ubicar los suelos útiles en la agricultura y, dependiendo de sus características, identificar cuál es la mejor manera de enriquecerlos con fertilizantes y qué cantidad de agua de riego necesitan para la producción de cultivos, por ejemplo es muy diferente regar un suelo arenoso que uno arcilloso que tiende a inundarse.


Dependiendo de sus características, podríamos localizar suelos arenosos (cuyas partículas sirven para elaborar chips de computadoras o tabiques para construir viviendas) o suelos gravosos y pedregosos que proveen al ser humano de material para hacer carreteras, entre otras cosas.
Clases de suelo
Los suelos muestran gran variedad de aspectos, fertilidad y características químicas en función de los materiales minerales y orgánicos que lo forman. El color es uno de los criterios más simples para calificar las variedades de suelo. La regla general, aunque con excepciones, es que los suelos oscuros son más fértiles que los claros. La oscuridad suele ser resultado de la presencia de grandes cantidades de humus. A veces, sin embargo, los suelos oscuros o negros deben su tono a la materia mineral o a humedad excesiva; en estos casos, el color oscuro no es un indicador de fertilidad.
Los suelos rojos o castaño-rojizos suelen contener una gran proporción de óxidos de hierro (derivado de las rocas primigenias) que no han sido sometidos a humedad excesiva. Por tanto, el color rojo es, en general, un indicio de que el suelo está bien drenado, no es húmedo en exceso y es fértil. En muchos lugares del mundo, un color rojizo puede ser debido a minerales formados en épocas recientes, no disponibles químicamente para las plantas. Casi todos los suelos amarillos o amarillentos tienen escasa fertilidad. Deben su color a óxidos de hierro que han reaccionado con agua y son de este modo señal de un terreno mal drenado. Los suelos grisáceos pueden tener deficiencias de hierro u oxígeno, o un exceso de sales alcalinas, como carbonato de calcio.
La textura general de un suelo depende de las proporciones de partículas de distintos tamaños que lo constituyen. Las partículas del suelo se clasifican como arena, limo y arcilla. Las partículas de arena tienen diámetros entre 2 y 0,05 mm, las de limo entre 0,05 y 0,002 mm, y las de arcilla son menores de 0,002 mm. En general, las partículas de arena pueden verse con facilidad y son rugosas al tacto. Las partículas de limo apenas se ven sin la ayuda de un microscopio y parecen harina cuando se tocan. Las partículas de arcilla son invisibles si no se utilizan instrumentos y forman una masa viscosa cuando se mojan.



En función de las proporciones de arena, limo y arcilla, la textura de los suelos se clasifica en varios grupos definidos de manera arbitraria. Algunos son: la arcilla arenosa, la arcilla limosa, el limo arcilloso, el limo arcilloso arenoso, el fango arcilloso, el fango, el limo arenoso y la arena limosa. La textura de un suelo afecta en gran medida a su productividad. Los suelos con un porcentaje elevado de arena suelen ser incapaces de almacenar agua suficiente como para permitir el buen crecimiento de las plantas y pierden grandes cantidades de minerales nutrientes por lixiviación hacia el subsuelo. Los suelos que contienen una proporción mayor de partículas pequeñas, por ejemplo las arcillas y los limos, son depósitos excelentes de agua y encierran minerales que pueden ser utilizados con facilidad. Sin embargo, los suelos muy arcillosos tienden a contener un exceso de agua y tienen una textura viscosa que los hace resistentes al cultivo y que impide, con frecuencia, una aireación suficiente para el crecimiento normal de las plantas.
PROPIEDADES FISICAS DE LOS SUELOS

Como se ha explicado, el suelo es una mezcla de materiales sólidos, líquidos (agua) y gaseosos (aire). La adecuada relación entre estos componentes determina la capacidad de hacer crecer las plantas y la disponibilidad de suficientes nutrientes para ellas. La proporción de los componentes determina una serie de propiedades que se conocen como propiedades físicas o mecánicas del suelo: textura, estructura, consistencia, densidad, porciento de humedad, temperatura y color.

La textura depende de la proporción de partículas minerales de diverso tamaño presentes en el suelo. Las partículas minerales se clasifican por tamaño en cuatro grupos:· Fragmentos rocosos: diámetro superior a 2 mm, y son piedras, grava y cascajo.· Arena: diámetro entre 0,05 a 2 mm. Puede ser gruesa, fina y muy fina. Los granos de arena son ásperos al tacto y no forman agregados estables, porque conservan su individualidad.· Limo: diámetro entre 0,002 y 0,5 mm. Arcilla: diámetro inferior a 0,002 mm. Al ser humedecida es plástica y pegajosa; cuando seca forma terrones duros.

La estructura es la forma en que las partículas del suelo se reúnen para formar agregados. De acuerdo a esta característica se distinguen suelos de estructura redondeados, laminar , prismática , blocosa , y granular

La consistencia se refiere a la resistencia para la deformación o ruptura. Según la resistencia el suelo puede ser suelto, suave, duro, muy duro, etc. Esta característica tiene relación con la labranza del suelo y los instrumentos a usarse. A mayor dureza será mayor la energía (animal, humana) a usarse para la labranza.

La densidad se refiere al peso por volumen del suelo, y está en relación a la porosidad. Un suelo muy poroso será menos denso; un suelo poco poroso será más denso. A mayor contenido de materia orgánica, más poroso y menos denso será el suelo.

Porciento de aire se refiere al contenido de aire del suelo y es importante para el abastecimiento de oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono en el suelo. El porciento de aire es crítica en los suelos anegados. Se mejora con la labranza, la rotación de cultivos, el drenaje, y la incorporación de materia orgánica.

La temperatura del suelo es importante porque determina la distribución de las plantas e influye en los procesos bióticos y químicos. Cada planta tiene sus requerimientos especiales. Encima de los 5º C es posible la germinación.

El color del suelo depende de sus componentes y puede usarse como una medida indirecta de ciertas propiedades. El color varía con el contenido de humedad. El color rojo indica contenido de óxidos de fierro y manganeso; el amarillo indica óxidos de fierro hidratado; el blanco y el gris indican presencia de cuarzo, yeso y caolín; y el negro y marrón indican materia orgánica. Cuanto más negro es un suelo, más productivo será, por los beneficios de la materia orgánica.
UNIDADES DE SUELOS DOMINANTES POR ENTIDAD FEDERATIVA

Entidad federativa
Unidades de suelos
Superficie
Porcentaje estatal por (km2)



Guerrero
Regosoles
23 014
35.52

Cambisoles
16 651
25.70

Leptosoles
12 278
18.95

Arenosoles
8 313
12.83

Andosoles
2 857
4.41

Feozems
1 659
2.56
Luvisoles
19
0.03



Hidalgo
Feozems
15 368
74.37

Regosoles
2 835
13.72

Leptosoles
2 023
9.79

Cambisoles
380
1.84

Vertisoles
58
0.28



Jalisco
Feozems
33 271
42.07

Regosoles
19 210
24.29

Luvisoles
8 999
11.38

Planosoles
6 034
7.63

Leptosoles
3 440
4.35

Vertisoles
3 235
4.09

Cambisoles
3 148
3.98

Calcisoles
1 242
1.57

Kastañozems
498
0.63

Andosoles
8
0.01



México
Feozems
9 795
45.73

Andosoles
5 031
23.49
Vertisoles
2 937
13.71
Regosoles
2 266
10.58
Arenosoles
1 390
6.49



Michoacán

Vertisoles
18 853
32.18
Regosoles
18 056
0.82
Andosoles
7 013
11.97
Luvisoles
6 280
10.72
Cambisoles
5 038
8.60
Feozems
3 345
5.71



Morelos

Feozems
4 276
86.2
Andosoles
482
9.72
Arenosoles
183
3.68
Leptosoles
20
0.40



Nayarit

Regosoles
11 430
42.17
Feozems
6 876
25.37
Cambisoles
5 621
20.74
Vertisoles
2 775
10.24

Leptosoles
401
1.48


Nuevo León
Calcisoles
32 708
50.52

Leptosoles
21 067
32.54

Vertisoles
7 691
11.88
Kastañozems
1 923
2.97
Regosoles
1 353
2.09


Oaxaca

Leptosoles
37 399
40.15
Regosoles
24 498
26.30
Cambisoles
11 168
11.99
Alisoles
9 548
10.25
Acrisoles
5 403
5.80
Luvisoles
2 775
2.98
Arenosoles
1 769
1.90
Feozems
447
0.48
Vertisoles
140
0.15



Puebla
Leptosoles
13 221
38.71
Cambisoles
7 336
21.48
Feozems
6 431
18.83
Andosoles
1 947
5.70
Regosoles
1 458
4.27
Vertisoles
1 441
4.22
Arenosoles
1 394
4.08
Alisoles
926
2.71


Querétaro
Leptosoles
5 677
46.86
Feozems
4 486
37.03
Vertisoles
1 944
16.05
Regosoles
7
0.06


Quintana Roo
Leptosoles
33 979
86.68
Gleysoles
3 873
9.88
Luvisoles
1 184
3.02
Regosoles
165
0.42


San Luis Potosí
Calcisoles
29 325
45.98
Leptosoles
23 891
37.46
Vertisoles
5 931
9.30
Feozems
3 482
5.46
Regosoles
1 148
1.80


Sinaloa
Regosoles
26 244
44.97
Vertisoles
13 224
22.66
Leptosoles
7 447
12.76
Feozems
6 770
11.60
Solonchaks
4 108
7.04
Cambisoles
566
0.97


Sonora
Regosoles
57 703
31.95
Calcisoles
41 106
22.76
Arenosoles
33 087
18.32
Leptosoles
21 438
11.87
Cambisoles
8 705
4.82
Solonchaks
7 098
3.93
Feozems
6 411
3.55
Luvisoles
4 335
2.40
Fluvisoles
704
0.39
Vertisoles
18
0.01


Tabasco
Gleysoles
14 110
57.33
Cambisoles
3 067
12.46
Vertisoles
2 941
11.95
Leptosoles
1 720
6.99
Arenosoles
1 595
6.48
Nitisoles
645
2.62
Alisoles
384
1.56
Luvisoles
150
0.61


Tamaulipas
Vertisoles
33 229
41.70
Leptosoles
25 970
32.59
Calcisoles
14 232
17.86
Kastañozems
6 255
7.85


Tlaxcala
Cambisoles
3 054
75.37
Feozems
892
22.00
Arenosoles
65
1.61
Leptosoles
41
1.02



Veracruz
Vertisoles
33 713
46.82
Alisoles
17 612
24.46
Feozems
5 544
7.70
Cambisoles
5 343
7.42
Luvisoles
4 680
6.50
Andosoles
3 132
4.35
Regosoles
914
1.27
Leptosoles
691
0.96
Gleysoles
374
0.52


Yucatán
Leptosoles
38 740
88.90
Luvisoles
3 281
7.53
Solonchaks
1 556
3.57



Zacatecas
Calcisoles
33 304
45.11
Regosoles
12 315
16.68
Leptosoles
8 269
11.20
Feozems
7 612
10.31
Kastañozems
6 246
8.46
Luvisoles
2 525
.42
Planosoles
2 244
3.04
Cambisoles
1 314
1.78
FUNCIÓN DE LA MATERIA ORGÁNICA EN EL SUELO
Función de la materia orgánica en el suelo
La materia orgánica contribuye al crecimiento vegetal mediante sus efectos en las propiedades físicas, quimícas y biológicas del suelo. Tiene:
*función nutricional la que sirve como fuente de N, P para el desarrollo vegetal.
*función biológica la que afecta profundamente las actividades de organismos de microflora y microfauna.
*función fisica y fisico-quimíca la que promueve una buena estructura del suelo, por lo tanto mejorando la labranza, aereación y retención de humedad e incrementando la capacidad amortiguadora y de intercambio de los suelos.
El humus también juega un rol en los suelos a través de sus efectos en la absorción de micronutrientes por las plantas y la performance de herbicidas y otros químicos de uso en agricultura. Debe enfatizarse que la importancia de cada factor dado variará de un suelo a otro y dependerá de condiciones ambientales tales como el clima y la historia agrícola.
**Disponibilidad de nutrientes para el desarrollo vegetal
La orgánica tiene efectos tanto directos como indirectos en la disponibilidad de nutrientes para el crecimiento de las plantas. Además de servir como fuente de N, P, S a traves de la mineralización por medio de microorganismos del suelo, la materia orgánica influye en la provisión de nutrientes desde otras fuentes (por ejemplo, la orgánica es requerida como fuente de energía para bacterias fijadoras de N).
Un factor que necesita ser tomado en consideración al evaluar a el humus como fuente de nutrientes es la historia agrícola. Cuando los suelos comienzan a ser cultivados, el contenido de humus generalmente declina durante un período de 10 a 30 años hasta que se alcanza un nuevo equilibrio. En equilibrio, cualquier nutriente liberado por actividad microbiana debe ser compensado por la incorporación de igual cantidad en el nuevo humus formado.
**Efecto en la condición física del suelo, erosión del suelo, y capacidad de amortiguación e intercambio
El humus tiene un profundo efecto en la estructura de muchos suelos. El deterioro de la estructura que acompaña la labranza intensiva es, usualmente, menos severa en suelos adecuadamente provistos de humus.
La adición frecuente de residuos orgánicos de facil descomposición lleva a la síntesis de compuestos orgánicos complejos que ligan particulas de suelo en unidades estructurales llamadas agregados. Estos agregados ayudan a mantener una condición suelta, abierta y granular. El agua puede penetrar y filtrar hacia abajo a través del suelo. Las raices de las plantas necesitan una provisión continua de O2 para poder respirar y crecer. Poros grandes permiten un mejor intercambio de gases entre el suelo y la atmosfera.
El humus usualmente incrementa la habilidad del suelo a resistir la erosión. Primero, permite al suelo retener mas agua, aún mas importante es el efecto de promover la granulación y por lo tanto mantener grandes poros a través de los cuales el agua penetra y filtra hacia abajo.
Entre 20 y 70% de la capacidad de intercambio en muchos suelos es causada por sustancias húmicas coloidales. Las acideces totales de las fracciones aisladas de humus están en el rango de 300 a 1400 meq/100g. En lo que a la acción amortiguadora se refiere, el humus exhibe capacidad amortiguadora en un amplio rango de pH.
**Efecto en la condición biológica del suelo.
La materia orgánica sirve como fuente de energía tanto para organismos de macro y microfauna.
Un número de bacterias, actinomycetes y hongos en el suelo están relacionados de manera general al contenido de humus. Lombrices y otros organismos de la fauna están fuertemente influenciados por la cantidad de residuos vegetales retornados al orgánica.
Las sustancias orgánicas en el suelo pueden tener un efecto fisiológico directo en el crecimiento de las plantas. Algunos compuestos, tales como ciertos ácidos fenólicos, tienen propiedades fitotóxicas; otras, tales como las auxinas, mejoran el crecimiento de las plantas.
Es ampliamente sabido que muchos factores que influencian la incidencia de organismos patógenos en el suelo están directa o indirectamente infuidos por la materia orgánica. Por ejemplo, una abundante provisión de materia orgánica puede favorecer el crecimiento de organismos saprofíticos similares a los parásitos y por lo tanto reducir la población de los últimos. Compuestos biológicamente activos en el suelo, tales como antibióticos y ciertos ácidos fenólicos, pueden mejorar la habilidad de ciertas plantas para resistir el ataque de patógenos.
CATIONES Y ANIONES QUE SE ENCUENTRAN EN EL SUELO

Los principales cationes que encuentras en los suelos son Ca+2= Calcio, H= Hidrogeno, K= Potasio, Mg+2 =Magnesio, NH4, Na, mientras que los aniones principales son mira aqui complemento mejor todo ....la presencia o ausencia de cationes y aniones en los suelos, nos indican que tan ácido o que tan básico es un tipo de suelo, este análisis junto con otras propiedades físicas y químicas nos permiten deducir de que tipo de suelo se trata en la clasificación internacional.
Los cationes mas importantes para el suelo son el sodio, el potasio, el magnesio, el calcio, el amonio y el fósforo, estos deben hallarse en equilibrio con los aniones para que no sea un suelo muy básico, su función además de darle estructura y consistencia al suelo, es ser nutrientes de la vegetación que se halla en el suelo y que puedan obtenerlo a través de sus raíces. Los nitratos y sulfatos son de los principales aniones del suelo, su funcion tambien es similar y estos dan sosten a la vegetación además, transportan nutrientes y ayudan a realizar la fotosíntesis de las plantas, cuando un suelo es deficiente en alguno de estos radicales, se le puede ayudar agregando fertilizantes u materia orgánica que es perfectamente válido


LA TEXTURA DEL SUELO

La textura del suelo está determinada por la proporción de los tamaños de las partículas que lo conforman. Para los suelos en los que todas las partículas tienen una granulometría similar, internacionalmente se usan varias clasificaciones, diferenciándose unas de otras principalmente en los límites entre las diferentes clases. En un orden creciente de granulometría pueden clasificarse los tipos de suelos en arcilla, limo, arena, grava , guijarros o bloques.

En función de cómo se encuentren mezclados los materiales de granulometrías diferentes, además de su grado de compactación, el suelo presentará características diferentes como su permeabilidad o su capacidad de retención de agua. Y su capacidad de usar desechos como abono para el crecimiento de las plantas.


EVOLUCION DEL SUELO


Suelo es el sistema complejo que se forma en la capa más superficial de la Tierra, en la interfase o límite entre diversos sistemas que se reúnen en la superficie terrestre: la litosfera, que aporta la matriz mineral del suelo, la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera, que alteran dicha matriz, para dar lugar al suelo propiamente dicho.

Inicialmente, se da la alteración física y química de las rocas, realizada, fundamentalmente, por la acción geológica del agua y otros agentes geológicos externos, y posteriormente por la influencia de los seres vivos, que es fundamental en este proceso de formación. Se desarrolla así una estructura en niveles superpuestos, conocida como el perfil de un suelo, y una composición química y biológica definida. Las características locales de los sistemas implicados — litología y relieve, clima y biota — y sus interacciones dan lugar a los diferentes tipos de suelo.

Los procesos de alteración mecánica y meteorización quimica de las rocas, determinan la formación de un manto de alteración o eluvion que, cuando por la acción de los mecanismos de transporte de laderas, es desplazado de su posición de origen.

Sobre los materiales del coluvión, puede desarrollarse lo que comúnmente se conoce como suelo; el suelo es el resultado de la dinámica física, química y biológica de los materiales alterados del coluvión, originándose en su seno una diferenciación vertical en niveles horizontales u horizontes. En estos procesos, los de carácter biológico y bioquímico llegan a adquirir una gran importancia, ya sea por la descomposición de los productos vegetales y su metabolismo, por los microorganismos y los animales zapadores.

El conjunto de disciplinas que se abocan al estudio del suelo se engloban en el conjunto denominado Ciencias del Suelo, aunque entre ellas predomina la edafología e incluso se usa el adjetivo edáfico para todo lo relativo al suelo. El estudio del suelo implica el análisis de su mineralogía, su física, su química y su biología.

Por este motivo, el suelo no es una entidad estrictamente geológica, por lo que la ciencia que lo estudia, la edafología, esta vinculada a la geología, a la biología y a la agronomía.

Constituyentes de origen mineral

Los minerales que componen el suelo pueden ser tan variados como lo sea la naturaleza de las rocas sobre las que se implanta. No obstante, hay una tendencia general de la mineralogía del suelo hacia la formación de fases minerales que sean estables en las condiciones termodinámicas del mismo, lo cual está condicionado por un lado por el factor composicional, y por otro por el climático, que condiciona la temperatura, la pluviosidad, y la composición de las fases líquida y gaseosa en contacto con el suelo.

Los minerales del suelo pueden ser de dos tipos: 1) heredados, es decir, procedentes de la roca-sustrato que se altera para dar el suelo, que serán minerales estables en condiciones atmosféricas, resistentes a la alteración físico-química; y 2) formados durante el proceso edafológico por alteración de los minerales de la roca-sustrato que no sean estables en estas condiciones. Los más importantes, y los condicionantes para su presencia en el suelo serían los siguientes:

Cuarzo. Es un mineral muy común en los suelos, debido a: 1) su abundancia natural en la mayor parte de las rocas; y 2) su resistencia al ataque químico. El cuarzo confiere al suelo buena parte de su porosidad, debido a que suele estar en forma de granos más o menos gruesos, lo que permite el desarrollo de la porosidad intergranular. Además, es un componente muy inerte, muy poco reactivo, del suelo. Suele encontrase en suelos poco estructurados de textura arenosa.

Típico aspecto de un suelo arenoso.

Feldespatos. Suelen ser componentes minoritarios, heredados o residuales de la roca sobre la que se forma el suelo, pues son metaestables en medio atmosférico, tendiendo a transformarse en minerales de la arcilla. Al igual que el cuarzo, conforman la fracción arenosa del suelo, si bien en este caso le confieren una cierta reactividad.

Fragmentos de roca. Junto con los dos componentes anteriores, conforman la fracción comúnmente más gruesa del suelo, si bien es este caso el tamaño de fragmentos suele ser superior a 2 cm, de forma que el cuarzo y feldespatos suelen constituir la fracción arenosa del suelo, mientras los fragmentos de roca constituyen la fracción de tamaño grava. La naturaleza de los fragmentos está directamente relacionada con la de la roca sobre la que se forma, si bien ocasionalmente el suelo puede contener fragmentos de origen “externo”, como consecuencia de procesos de transporte y depósito contemporáneos con la formación del suelo. En cualquier caso, son siempre heredados, y nos permiten identificar si el proceso de edafogénesis ha tenido o no aportes externos.

Típico suelo rojo tropical, con fragmentos de roca.

Minerales de la arcilla. Son minerales también muy abundantes en el suelo, constituyendo la matriz general del mismo, la componente intergranular entre la fracción arenosa y los fragmentos de roca. Son minerales que proceden de la alteración de los que componen la roca sobre la que se producen los procesos de meteorización, y en función de ello pueden ser muy variados: 1) la illita (equivalente arcilloso de la mica blanca, moscovita), que se forma a partir de feldespatos y micas de rocas ígneas, sedimentarias o metamórficas; 2) la clorita, que se forma a partir de los minerales ferromagnesianos que pueda contener la roca: biotita, anfíbol, piroxeno, olivino; 3) la pirofilita, que puede formarse a partir de minerales ricos en aluminio en la roca original; 4) menos comunes son los filosilicatos del grupo de las arcillas especiales (esmectita-bentonita, sepiolita, palygorskita), que se forman bajo condiciones climáticas muy específicas, o a partir de rocas de composición muy determinada, y que por sus características especiales confieren al suelo propiedades mecánicas diferentes a las habituales (suelos expansivos, suelos instables). Los minerales de este grupo juegan un papel muy importante en la textura y en la físico-química del suelo, pues le confieren plasticidad, impermeabilidad, así como otras propiedades mecánicas y de relación entre el suelo y el agua que contiene, en especial en cuanto a la capacidad de sorción e intercambio iónico que pueda presentar. Hablamos en mayor detalle de estas capacidades más adelante.

Suelo arcilloso.

Carbonatos. Los carbonatos son minerales frecuentemente formados por el proceso de edafogénesis, aunque debido a su alta solubilidad su acumulación no suele producirse en el horizonte más superficial. De hecho, los carbonatos pueden formarse en los horizontes A o C, pero su acumulación efectiva se produce solo en el horizonte B o de acumulación, como consecuencia de los procesos de intercambio que se producen en el mismo. Una excepción corresponde a los suelos de regiones de climatología semiárida y con abundantes rocas carbonatadas. En estas regiones, los procesos de intercambio con el suelo suelen ser “en ascenso”: las aguas subterráneas ricas en carbonatos ascienden hasta la superficie del terreno por capilaridad o por gradiente de humedad, depositando ahí los carbonatos, y originando los denominados “caliches”, auténticos escudos de color blanco que recubren la superficie del suelo, como por ejemplo ocurre en buena parte de La Mancha.

Suelos con caliche, note el color blanco del mismo.

Óxidos e hidróxidos de hierro, manganeso y aluminio. Los óxidos e hidróxidos de Fe3+ (y a menudo los de aluminio y los de manganeso) son minerales que se suelen acumular en el suelo como consecuencia de procesos de alteración de otros minerales, constituyendo la fase estable del hierro en superficie o condiciones cercanas a la superficie. Se acumulan en forma de agregados: 1) limonita (agregado de óxidos e hidróxidos de Fe), 2) bauxita (de óxidos e hidróxidos de aluminio); y 3) wad (óxidos e hidróxidos de manganeso). Desde el punto de vista estrictamente químico son muy estables, poco o nada reactivos, pero presentan propiedades sorcitivas que hacen que su presencia en el suelo tenga implicaciones físico-químicas notables. Los suelos ricos en óxidos e hidróxidos de hierro, formados por un lavado casi total de otros constituyentes, reciben el nombre de lateritas. Se reconocen por su intenso color rojo y se forman en climas tropicales.

Suelo laterítico en el Complejo de Moa (Cuba).

Sulfatos. La presencia de sulfatos en el suelo suele tener la doble vertiente de que pueden ser minerales relativamente comunes, pero al ser compuestos de solubilidad relativamente alta, su acumulación efectiva solo puede producirse bajo condiciones muy determinadas: abundancia de sulfatos (e.g., yesos) en el entorno inmediato, y clima árido o semiárido. En estas condiciones, y al igual que los carbonatos, los sulfatos podrán acumularse en el horizonte B, o en el A, en este segundo caso en forma de costras o eflorescencias (rosas del desierto).

Otros minerales. Aparte de los descritos, el suelo puede contener una amplia gama de minerales, en unos casos heredados, en otros formados, todo ello en función de los condicionantes ya mencionados: naturaleza de la roca-sustrato, y factores climáticos. Su importancia e interés pueden ser muy variables.

domingo, 22 de febrero de 2009

Etapas de la formacion del suelo


La formación del suelo es un proceso en el que las rocas se dividen en partículas menores mezclándose con materia orgánica en descomposición. El lecho rocoso empieza a deshacerse por los ciclos de hielo-deshielo, por la lluvia y por otras fuerzas del entorno (I). El lecho se descompone en la roca madre que, a su vez, se divide en partículas menores (II). Los organismos de la zona contribuyen a la formación del suelo desintegrándolo cuando viven en él y añadiendo materia orgánica tras su muerte. Al desarrollarse el suelo, se forman capas llamadas horizontes (III). El horizonte A, más próximo a la superficie, suele ser más rico en materia orgánica, mientras que el horizonte C contiene más minerales y sigue pareciéndose a la roca madre. Con el tiempo, el suelo puede llegar a sustentar una cobertura gruesa de vegetación reciclando sus recursos de forma efectiva (IV). En esta etapa, el suelo puede contener un horizonte B, donde se almacenan los minerales lixiviados.

viernes, 20 de febrero de 2009


Características del suelo

El suelo está compuesto de material inorgánico, como partículas de roca, así como de materia orgánica, como animales y plantas en descomposición. En un suelo sano hay también aire, agua y microorganismos.
La textura del suelo viene determinada por la cantidad de arcilla, limo o partículas de arena presentes. La arcilla retiene muy bien el agua y los nutrientes, pero opone resistencia a la penetración de las raíces. La arcilla es un suelo pesado y se satura con facilidad. El otro extremo es la arena, que drena muy bien, pero también filtra rápidamente los nutrientes y se seca con rapidez. Los suelos limosos son más parecidos a la arcilla que a la arena.


pH y análisis del suelo

Para el crecimiento óptimo de una planta, el suelo debe tener también el nivel de pH adecuado. El pH se mide en una escala de 1 a 14. Un pH de 7.0 se considera neutro. Las cifras por debajo de 7 corresponden a suelos ácidos y por encima de 7, alcalinos.


Tipos de suelos que existen en la zona metropolitana




FEOZEMS



Los feozems (del griego phaios, obscuro y del ruso zemlja, suelo), por el contrario, son muy fértiles y aptos para el cultivo, si bien son sumamente proclives a la erosión. Con frecuencia son suelos profundos y ricos en materia orgánica. Se desarrollan sobre todo en climas templados y húmedos, por lo que se encuentran recubriendo el Eje Neovolcánico Transversal y porciones de la Sierra Madre Occidental.



ARENOSOLES


El término Arenosol deriva del vocablo latino "arena" que significa arena, haciendo

alusión a su carácter arenoso.
Los Arenosoles se desarrollan sobre materiales no consolidados de textura arenosa que, localmente, pueden ser calcáreos. En pequeñas áreas puede aparecer sobre areniscas o rocas silíceas muy alteradas y arenizadas.
Aparecen sobre dunas recientes, lomas de playas y llanuras arenosas bajo una vegetación herbácea muy clara y, en ocasiones, en mesetas muy viejas bajo un bosque muy claro. El clima puede ser cualquiera, desde árido a perhúmedo y desde muy frío a muy cálido.
El perfil es de tipo AC, con un horizonte E ocasional.. En la zona seca solo presenta un horizonte ócrico superficial. En los trópicos perhúmedos tienden a desarrollar un horizonte álbico. En la zona templada húmeda muestran rasgos iluviales de humus, hierro y arcilla, sin llegar a tener carácter diagnóstico.
La mayoría de los Arenosoles en la zona seca se usan para pastoreo extensivo, mas si se riegan pueden soportar una gran variedad de cultivos. En la zona tamplada se utilizan para pastos y cultivos, aunque pueden requerir un ligero riego en la época más seca. En los trópicos perhúmedos son químicamente casi estériles y muy sensibles a la erosión, por lo que deben dejarse sin utilizar.
TIPOS DE SUELOS QUE EXISTEN EN LA ZONA METROPOLITANA

ANDOSOLES

Son suelos de regiones con temperatura media anual superior a los 0ºC, que no se han visto influidos profundamente por acciones humanas que generen horizontes antropedogénicos. Están desarrollados sobre materiales volcánicos, preferentemente piroclásticos. No presentan propiedades gleicas en los primeros 50 cm. Como característica fundamental presentan un horizonte Ándico o Vítrico que comience en los primeros 50 cm. Solo puede tener como horizontes de diagnóstico adicionales a los ya indicados alguno o varios de los siguientes: Hístico, Fúlvico, Melánico, Móllico, Úmbrico, Ócrico, Dúrico o Cámbico.

PROPIEDADES

Las propiedades físicas de estos suelos están condicionadas por una textura fina, aunque su contenido en arcilla no suele pasar del 20 a 25 %, pobre en arenas y tanto más cuanto mayor es la evolución.
La estructura es "particular" formada por agregados muy finos, de tamaño limo y arena fina, como consecuencia de la formación de los complejos organo-metálicos que son el origen de este Grupo de suelos. La formación del complejo verdadero entre los ácidos fúlvicos y el hierro y el aluminio, engloba a los complejos de adsorción constituidos por las arcillas neoformadas en la alteración geoquímica, que precede a la edafización, y los ácidos húmicos poco polimerizados, procedentes de la humificación de los primeros restos vegetales incorporados. Mientras la parte interna del agregado presenta una renovación de la materia orgánica muy lenta, con un tiempo medio de residencia de alrededor de los 4000 años, la parte externa es de renovación más rápida, que facilita su mineralización paulatina.

jueves, 19 de febrero de 2009

Alimentos de las plantas

El suelo mayor importancia como la superficie de contacto (intercalar) entre lo viviente y lo muerto, en donde las plantas usando la energía solar combinan el bióxido de carbono de la atmósfera con los nutrientes y agua del suelo para formar tejidos vivientes. Aun que una parte significa activa de la fotosintesis ocurre en los océanos, el 99% de nuestro alimento se produce en la tierra.

Factores del crecimiento de las plantas
Las plantas que crecen en la tierra dependen del suelo para obtener agua y elementos nutrientes. Además, el suelo debe proporcionar un ambiente en el cual pueden funcionar las raíces. Ello requiere espacios porosos para que se extienda. Debe haber oxigeno disponible para la respiracion de las raíces y el bióxido de carbono que se produce debe difundirse en vez de acumularse en el suelo. También es esencial de factores inhibidores, como una concentración toxica de sales solubles, temperaturas extremas o patógenos. Las raíces que se anclan en el suelo permiten que las plantas permanecen erectas.

Sostén
Una de las funciones del suelo es servir de sostén para la planta. Las raíces ancladas en el suelo permiten que la planta permanezca erecta. Las plantas que se cultivan en soluciones nutrientes por lo general están sostenidas por una malla de alambre.

Elementos nutrientes esenciales
En la actualidad se considera que cuando menos hay 16 elementos necesarios para el crecimiento de las plantas vasculares. El carbono, hidrógeno y oxigeno que se combinan en las reacciones fotosinteticas son obtenidos del aire y el agua y construyen el 90% o mas de la materia seca. Los trece elementos restantes son obtenidos en su mayor parte del suelo. El nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre son requeridos en cantidades grandes y se les llama elementos principales o macroelementos. a los nutrientes que se necesitan en cantidades menores se les denomina elementos menores o microelementos, al manganeso, hierro, boro, zinc, cobre, molibdeno y cloro.
Se han encontrado en las plantas mas de 40 elementos adicionales.
La mayoría de los nutrientes existen en la materia orgánica y en forma mineral y como tales son insolubles y no disponibles para las plantas. Los nutrientes se vuelven disponibles mediante la intemperizacion de los minerales y la descomposición de la materia orgánica. En realidad es raro un suelo que pueda proporcionar durante un tiempo largo todos los elementos esenciales para obtener cosechas abundantes

Requerimientos de agua de las plantas
Las condiciones atmosféricas, como la humedad y la temperatura, desempeñan un papel muy importante en la determinación de la rapidez con que se pierde el agua y la cantidad de estas que necesitan las plantas.
El crecimiento de las plantas se reduce cuando hay escasez de agua, pero las plantas no corren peligro de secarse, ya que el suelo tiene la capacidad de retener agua, a menos que la escasez de agua sea muy frecuente.

Necesidades de oxigeno
Las raíces tiene unas aberturas llamadas lenticedas, que permiten el intercambio de gases. El oxigeno se difunde a las células de la raíz y se usa en la respiracion, mientras que el bióxido de carbono se difunde en el suelo. La respiracion libera energía en las plantas necesita para la síntesis y translocacion de compuestos orgánicos la acumulacion activa de nutrientes en contra de un gradiente de concentraciones.
Algunas plantas pueden crecer en agua estancada debido a que tienen estructuras morfologicas que permiten la difusión del oxigeno atmosférico hasta los tejidos de las raíces.

Composicion del suelo

En el suelo encontramos materiales procedentes de la roca madre fuertemente alterados, seres vivos y materiales descompuestos procedentes de ellos, además de aire y agua. Las múltiples transformaciones físicas y químicas que el suelo sufre en su proceso de formación llevan a unos mismos productos finales característicos en todo tipo de suelos: arcillas, hidróxidos, ácidos húmicos, etc.; sin que tenga gran influencia el material originario del que el suelo se ha formado.

Fracción mineral (Fragmentos minerales del suelo)
pedruscos > 256 mm
guijarros 64 a 256 mm
grava 4 a 64 mm

gravilla 2 a 4 mm
arena gruesa 1 a 2 mm
arena 0.2 a 2 mm
arena fina 0.02 a 0.2 mm
limo 0.002 a 0.02 mm
arcilla < 0.002 mm

Respecto a su naturaleza química, en principio parecería que no debe haber relación entre tamaño y composición química, pero en un suelo medianamente maduro, se ve que, como resultado de los procesos de formación que originan el suelo, la fracción de las arcillas está formada, principalmente, por silicatos con aluminio y hierro (caolinita, montmorillonita, etc.) y las arenas son, sobre todo, granos de cuarzo con algunas micas. El pequeño tamaño de los granos de arcilla hace que esta fracción del suelo tenga una gran superficie por unidad de masa (1 g de arcilla suma de 25 a 900 m2 de superficie). Esto tiene importantes consecuencias porque facilita fenómenos que necesitan una gran superficie para producirse, como absorciones, algunas reacciones químicas, retención de agua, etc. Otra propiedad característica de la arcilla es que fluye cuando se encuentra sometida a presión por lo que las laderas arcillosas tienen deslizamientos con facilidad.

Fracción orgánica.
En todo suelo hay materia orgánica, llamada humus.
En un suelo del desierto puede estar en una proporción del 1%, mientras que en la turba la proporción llega al 100%. Una cifra media común a bastantes suelos sería la de un 5% (2% de carbono). Está formada por restos de organismos muertos, excreciones, etc.; tan profundamente transformados que ya no puede advertirse, normalmente, su estructura original.
Su composición química es muy variada, pero como conforme pasa el tiempo los productos orgánicos que son más fácilmente degradables van desapareciendo, al final van quedando en mucha más proporción las moléculas orgánicas con enlaces resistentes a la degradación biológica (moléculas aromáticas con abundancia de ciclos y anillos, fenoles, funciones ácidas, etc.,). El humus se encuentra, en su mayor parte, adherido a la arcilla.

EL SUELO

La palabra suelo se deriva del latín solum que significa piso o superficie de la tierra. La gran diversidad de suelos que existen en el mundo evita que se pueda dar una definición precisa. Aquí se darán algunas definiciones del suelo.

Definiciones generales de suelo
En general, el termino suelo se refiere a la superficie suelta de la Tierra y de la Luna, distinguiendo la de la roca solida. Sin embargo un agricultor, tiene un concepto mas practico del suelo y lo considera como el medio en que crecen sus cultivos.

El suelo como la tierra que pisamos
Los hombres mas antiguos deben haber considerado al suelo como el terreno que sostenía sus movimientos y su habitación. Los suelos influyeron en la ubicación de sendas y los campamentos.

El suelo como medio para el crecimiento de las plantas
Con el inicio de la agricultura, hace unos 10 000 años, el hombre empezó a considerar al suelo como un medio para el desarrollo de las plantas y con esto inicio la clasificación de suelos. Se cree que la clasificación de suelos mas antigua se desarrollo en China hace 4000 a 5000 años, y fue basada en la capacidad de los suelos para producir cosechas y
también se utilizaban para determinar los impuestos.

El suelo como una capa de roca intemperizada
Los geólogos se empezaron a interesar en el suelo como un producto de intemperizacion. En los EUA, las primeras investigaciones científicas de los suelos estuvieron denominadas por los geólogos, quienes clasificaron a los suelos como residuales, aluviales, calizos, silíceos, arenosos, arcillosos, etc. Se reconoció la adición de materia orgánica en la parte superior de la capa intemperizada y se vino a considerar al suelo como la capa intemperizada o regolito.

El suelo como mezcla de materiales
Alrededor del año 400 a. de J.C., la tierra o suelo eran considerados junto con el fuego, agua y aire, como uno de los cuatro componentes básicos de toda la materia, pero a medida que aumento el conocimiento de los suelos, se tuvo una mayor comprension de los elementos que lo forman.

El suelo como un sistema de tres fases
El suelo puede definirse como un sistema de tres fases, formado por solidos, líquidos y gases. En la mayor parte de los suelos la fase solida la forman partículas minerales que constituyen el esqueleto estructural en el que están absorbidos el humus o las partículas orgánicas. En tres las partículas de la fase solida existen espacios porosos. Los espacios porosos son llenados juntamente con la fase liquida y gaseosa. La fase liquida consiste principalmente en agua procedente de las precipitaciones, existiendo como películas que rodean a los espacios porosos mas pequeños. Los espacios porosos mas grandes, a menos que el suelo este saturado de agua, los llenas los gases. Entre el suelo y la atmósfera se efectúa u intercambio de gases.
El volumen del suelo ocupado por las diversas fases varía de tiempo en tiempo y de lugar a lugar. La entrada del agua al suelo excluye al aire. A medida que el agua es eliminada por drenaje, evaporación o el crecimiento de las plantas, el espacio poroso que ocupaba se llena de nuevo de aire. En general, los subsuelos se caracterizan por tener una cantidad de materia orgánica considerablemente menor que los suelos superficiales. Un suelo orgánico o de turba tiene un volumen mayor ocupado por materia orgánica que por materia mineral.

miércoles, 18 de febrero de 2009

A QUE SE DEBE LA ACIDEZ DEL SUELO





La acidez del suelo mide la concentración en hidrogeniones.
En los suelos los hidrogeniones están en la solución, pero también existen en el complejo de cambio, o sea hay dos tipos de acidez, activa o real (en solución) y de cambio o de reserva (para los adsorbidos). Ambas están en equilibrio dinámico. Si se eliminan H+ de la solución se liberan otros tantos H+ adsorbidos. Como consecuencia el suelo muestra una fuerte resistencia a cualquier modificación de su pH, está fuertemente tamponado.
Los factores que hacen que el suelo tenga un determinado valor de pH son diversos, fundamentalmente:
Naturaleza del material original. Según que la roca sea de reacción ácida o básica.
Factor biótico. Los residuos de la actividad orgánica son de naturaleza ácida.
Precipitaciones. Tienden a acidificar al suelo y desaturarlo al intercambiar los H+ del agua de lluvia por los Ca++, Mg++, K+, Na+... de los cambiadores.
Complejo adsorbente. Según que esta saturado con cationes de reacción básica (Ca++, Mg++...) o de reacción ácida (H+ o Al+++). También dependiendo de la naturaleza del cambiador variará la facilidad de liberar los iones adsorbidos.

Importancia del pH



Influye en las propiedades físicas y químicas.
Propiedades físicas. Los pH neutros son los mejores para las propiedades físicas de los suelos. A pH muy ácidos hay una intensa alteración de minerales y la estructura se vuelve inestable. En pH alcalino, la arcilla se dispersa, se destruye la estructura y existen malas condiciones desde el punto de vista físico.
Propiedades químicas y fertilidad. La asimilación de nutrientes del suelo está influenciadas por el pH, ya que determinados nutrientes se pueden bloquear en determinadas condiciones de pH y no son asimilable para las plantas .
Alrededor de pH 6-7,5 son las mejores condiciones para el desarrollo de las plantas.



Potencial de oxidación - reducción



Las condiciones de oxidación-reducción del suelo son de gran importancia para procesos de meteorización, formación de diversos suelos y procesos biológicos, también están relacionadas con la disponibilidad de ciertos elementos nutritivos.
La formulación química de las reacciones de oxidación-reducción es la siguiente:
ESTADO OXIDADO + ELECTRONES <=> ESTADO REDUCIDO
En el suelo existe un equilibrio entre los agentes oxidantes y reductores. La materia orgánica se encuentra reducida y tiende a oxidarse, es reductora, ya que al oxidarse tiene que reducir a otro de los materiales del suelo. Por el contrario el oxígeno es oxidante. Por otra parte hay muchos elementos químicos que funcionan con valencias variables, pudiendo oxidarse o reducirse según el ambiente que predomine.
Los procesos de oxidación reducción envuelven a elementos que pueden actuar con diferentes valencias y entre ellos tenemos: Fe, Mn, S, N. Algunos ejemplos de procesos de de oxidación en el suelo son:
Oxidación: del Fe+2 de minerales primarios en Fe+3 formando óxidos e hidróxidos; la transformación de Mn+2 en Mn+4; la oxidación de S=, por ejemplo de pirita, en sulfatos; la nitrificación o sea la transformación de NH4 en nitritos y nitratos.
Por el contrario muchos procesos suceden bajo condiciones reductoras como la desnitrificación, la desulfuricación, la formación de compuestos Fe+2 y Mn+2.
Los valores de pH y potencial redox (medidas Eh) delimitan los campos de estabilidad de los materiales del suelo. Los compuestos de Fe y Mn son muy sensibles a cambios de pH y Eh.Dado que en el proceso electroquímico se produce la migración de iones H+ y OH- y su posible descarga en los electrodos, para poner de manifiesto, la mayor concentración de alguno de ellos en la disolución, necesitaremos un indicador ácido base. La fenolftaleína, si debemos identificar una mayor concentración de iones OH- y el azul de bromotimol, para reseñar la mayor concentración de H+. Pero si no disponemos de ellos también se pueden usar indicadores naturales (véase el tema Indicadores ácido –base I), o rojo de metilo, verde de metilo y violeta de metilo.
En este trabajo utilizaríamos yoduro potásico, yodato potásico y bromuro sódico.
En las disoluciones aparecerán los iones de la sal, así como los iones H+ y OH-. El que se descarguen unos u otros en los electrodos, siempre se descargará primero, el que necesite menos trabajo, lo cual, dejando aparte fenómenos secundarios (sobretensiones[1][1] [1], solvataciones, reacciones anómalas etc), que afectan fundamentalmente a los iones H+ y OH-, dependerá de los potenciales normales de reducción de las distintas formas y será regulado por la ecuación de Nernst. De esta manera se pueden ordenar los iones en sus respectivas carreras hacia los electrodos, por su mayor facilidad de descarga.
Si cubrimos unos milímetros del fondo de la caja Petri con una disolución diluida de KI, en la disolución aparecerán los iones K+, H+, I- y OH- . De acuerdo con lo enunciado antes, en el ánodo, se descarga primero el ion yoduro, según el proceso:
En el ánodo (+) : 2I- - 2e = I2(s)
En el cátodo (-): 2H+ +2e = H2(g)

El K+ no se descargar, por lo que en disolución surge un exceso de OH- respecto de los iones H+, que se puede caracterizar por un aumento del pH , lo cual podrá provocar la aparición del color rojo violáceo de la fenolftaleína.
En el entorno de los electrodos, se modifica instantáneamente la concentración de H+ y OH- (inicialmente el pH sería 7). La desaparición de H+ al descargarse en el cátodo hace que en esa zona aumente especialmente la concentración de iones OH-
Los procesos se podrían explicar, a un nivel elemental,
Existen al principio en la disolución, indicando las flechas, aquéllos, que según los procesos redox, se descargarán. El indicador fenolftaleína, actuará como “chivato”, en aquellas zonas cuyo pH suba de 10 (vira de incoloro a rojizo-violáceo a pH>10).



El Modelo De Enlace Iónico



Este enlace se produce cuando átomos de elementos metálicos (especialmente los situados más a la izquierda en la tabla periódica -períodos 1, 2 y 3) se encuentran con átomos no metálicos (los elementos situados a la derecha en la tabla periódica -especialmente los períodos 16 y 17). En este caso los átomos del metal ceden electrones a los átomos del no metal, transformándose en iones positivos y negativos, respectivamente. Al formarse iones de carga opuesta éstos se atraen por fuerzas eléctricas intensas, quedando fuertemente unidos y dando lugar a un compuesto iónico.





COMO SE DISUELVEN LAS SALES





Las verdaderas sales son solidas y sus redes negativas están formadas por iones positivos y negativos. Cuando se disuelven en agua, permanecen ionizados al 100%. Prácticamente no existen en forma de moléculas. En estado sólido las llamamos electrolitos. Existe un grupo de compuestos que tienen propiedades iguales a las de las sales, aunque la mayoría no lo son. Usualmente cuando están expuestas al agua, forman soluciones acuosas, y reciben el nombre de seudoelectrolitos. Su estructura molecular es semipolar, pero al exponerlas al agua se disocian o ionizan y conducen corrientes eléctricas; esto se debe a las reacciones químicas reversibles con las moléculas de agua produciendo los iones. Todos los ácidos y la mayoría de las sales atmosféricas, como sales en general, pertenecen al grupo de los seudoelectrolitos. En la solución acuosa de un seudoelectrolito existen iones negativos, positivos y moléculas no disociadas, por lo que entre ellos existe un equilibrio, cuyo ejemplo es la disociación de acido clorhídrico en agua:
HCl + H2O H3O+ + Cr


EL PAPEL DEL AGUA EN ESTE PROCESO


La presencia de solutos disueltos provocan cambios en la estructura y en las propiedades del agua liquida. Por ejemplo, cuando una sal tal como NaCI se disuelve en el agua , los iones Na+ y CI- , se hallan rodeados de una capa de dipolo de l agua. Estos iones hidratados poseen una geometría algo diferente de las agrupaciones de moléculas de agua unidas mediante enlaces de hidrogeno; su ordenación superior y de estructuras es mas regular. la tabla 2-3 muestra las distancias iterionicas medias en disoluciones acuosas de NaCI de función de la concentración de la sal. Observemos cuando la concentración de NaCI es d 0.15 M, que es la concentración aproximada del NaCI es el plasma sanguíneo(y la de sales de K+ en el citoplasma celular) Los iones Na+ y CI- hidratado poseen un diámetro de 0.5 a 0.7 nm y un agrupamiento tetraédrico de cinco moléculas de agua tiene un diámetro de apoximadamente 0.5 nm,esta claro que debe haber un cambio considerable en la estructura tridimensional y en la propiedades del agua liquida cuando se disuelve NaCI en ella a la concentración aproximada con que se encuentre en los fluidos biológicos. Las sales disueltas tienden, por tanto a “romper” la estructura normal del agua.

lunes, 16 de febrero de 2009

EL SUELO



Bienvenido al blog del suelo realizado por el grupo 204a del cch vallejo.


Aqui encontraras información sobre el suelo asi como diferentes temas referentes a este.

Equipo 4 Quimica II Profa:Ma. Guadalupe C. Balvanera

ELECTROLISIS

La Electrólisis es un proceso para separar un compuesto en los elementos que lo conforman, usando para ello la electricidad. La palabra Electrólisis viene de las raíces electro, electricidad y lisis, separación.
El proceso consiste en lo siguiente:
Se funde o se disuelve el electrólito en un determinado disolvente, con el fin de que dicha sustancia se separe en iones (ionización).
Se aplica una corriente eléctrica continua mediante un par de electrodos conectados a una fuente de alimentación eléctrica y sumergidos en la disolución. El electrodo conectado al polo negativo se conoce como cátodo, y el conectado al positivo como ánodo.
Cada electrodo mantiene atraídos a los iones de carga opuesta. Así, los iones negativos, o aniones, son atraídos al ánodo, mientras que los iones positivos, o cationes, se desplazan hacia el cátodo.
* La energía necesaria para separar a los iones e incrementar su concentración en los electrodos es aportada por la fuente de alimentación eléctrica. Descubierta por el médico francés Nazho PrZ
En los electrodos se produce una transferencia de electrones entre estos y los iones, produciéndose nuevas sustancias. Los iones negativos o aniones ceden electrones al ánodo (+) y los iones positivos o cationes toman electrones del cátodo (-).
En definitiva lo que ha ocurrido es una reacción de oxidación-reducción, donde la fuente de alimentación eléctrica ha sido la encargada de aportar la energía necesaria.
Si el agua no es destilada, la electrólisis no sólo separa el Oxígeno y el hidrógeno, sino los demás componentes que estén presentes como sales, metales y algunos otros minerales.
Es importante tomar en cuenta varios puntos:
- Nunca debe juntar los electrodos, ya que la corriente eléctrica no va a hacer su proceso y la batería se va a sobre calentar y se quemará.
- Debe utilizar siempre corriente continua (energía de baterías o de adaptadores de corriente), nunca corriente alterna (energía de enchufe)
- La electrólisis del cation debe hacerse de tal manera que los dos gases desprendidos no entren en contacto, de lo contrario se juntarían de nuevo produciendo una mezcla peligrosamente explosiva. una manera de producir agua otra vez es mediante la exposición a un catalizador. el mas comúnmente conocido es el calor. otro es la presencia de platino en forma de lana fina o polvo. el segundo caso debe hacerse con mucho cuidado, incorporando cantidades pequeñas de hidrógeno en presencia de oxigeno y el catalizador. de esta manera el hidrógeno se quema suavemente, produciendo una llama. lo contrario nunca debe hacerse.

Jessica Reyes Dircio